17 de julio de 2024

Madeira en 5 días: isla natural que enamora a todos

Hola amigos!! Hoy vamos a haceros una pequeña guía sobre los mejores sitios que visitamos en nuestro reciente viaje a Madeira, para que os pueda servir de inspiración si tenéis pensado volar a la isla. Nosotros fuimos directamente desde Lisboa, ya que los vuelos eran muchísimo más económicos que desde Madrid, y merecía la pena hacer el primer tramo en coche hasta Lisboa y visitar unos días la ciudad, ya que estábamos por allí.

Nada más aterrizar en el aeropuerto de Madeira, seréis recibidos por diferentes figuras y estampas de Cristiano Ronaldo, ya que como muchos sabréis, es su ciudad natal. Además, en el puerto de la capital se encuentra su famoso museo, donde hay una pequeña sección que se puede visitar gratuitamente.

Nosotros estuvimos en la isla un total de 5 días, tiempo suficiente para poder visitar los mejores lugares, aunque ya veréis que dan ganas de quedarse muchos más y disfrutar de todos sus rincones. Algo indispensable es poder moverse con coche por la isla, para lo que hay diversas compañías de renting que ofrecen todo tipo de vehículos a un precio no muy elevado. Madeira tiene unos 750km de extensión, lo cual implica que no es una isla muy grande y que se puede ir de un extremo al otro en apenas 2 horas. Para poder aprovechar al máximo nuestra estancia, nosotros dividimos las visitas por día y zona, distinguiendo entre la parte norte, sur, este y oeste.

A continuación, os contamos cuál fue nuestra ruta, día por día, y las zonas que visitamos:

  • Día 1: Funchal. Como el primer día aterrizamos sobre las 16h, y nuestro alojamiento se encontraba en Funchal, la capital de la isla, aprovechamos para coger fuerzas y quedarnos en esa zona. Funchal es muy grande, por lo que en un paseo largo se puede ver todo lo principal: comenzando por Farmers’ Market, donde podremos encontrar diversidad de frutas típicas de la isla, pasando por la Catedral y el puerto de Funchal, el bonito parque de Santa Catarina, el Fuerte de Sao Tiago y por supuesto, el casco antiguo.
  • Día 2: Norte. El segundo día, ya teniendo a nuestra disposición el coche de alquiler, cogimos rumbo al norte de la isla, sin duda la parte más natural y bonita. Aquí hay diversidad de piscinas naturales, miradores y pueblos con encanto, pero nuestra selección fue la siguiente: comenzamos con las piscinas naturales de Porto Moniz, sin duda un spot que no os podéis perder. Seguimos visitando Seixal, y los miradores de Ribeira da Janela y de Garganta Funda.
Porto Moniz
  • Día 3: Este: El tercer día, como no podíamos quedarnos sin hacer una ruta de senderismo en plena naturaleza, decidimos hacer el Levado de Caldeirao Verde. Se trata de una ruta de 13 km sólo ida, de complejidad baja, en la cual vas caminando con todo verde a tu alrededor, y cuyo fin es una espectacular cascada. Muy recomendable para sumergirse en la esencia natural de Madeira. Tras ello, visitamos el pueblecito de Santana, famoso por sus curiosas casas en forma de triángulo.
Cascada al final de Levado
Levado de Caldeirao Verde
  • Día 4: Oeste y Sur. El cuarto día, nos quedaba por visitar algo menos de la mitad de la isla, a grandes rasgos. Por la mañana, decidimos ir a la zona oeste, concretamente a la Ponta Sao Lourenzo. Cuenta con varios miradores y rutas para andar, aunque nosotros únicamente estuvimos de paso porque estábamos cansados de la ruta del día anterior. Tras ello, pasamos por el pueblo de Machico, y aprovechamos para darnos un chapuzón en su playa, ya que la buena temperatura acompañaba. Por la tarde, bajamos al sur y paramos en Cabo Girao, un mirador con el suelo de cristal donde te encontrarás a más de 500m sobre el mar. Posteriormente, pasamos por Ponta do Sol, una cascada en mitad de la carretera que sin duda será uno de los lugares más fotografiados de la isla. Por último, cenamos en Camara de Lobos, un pequeño pueblo pesquero con multitud de restaurantes donde ofrecen pescado fresco.

Cabo Girao
  • Día 5: Fanal Pond. El último día de nuestra estancia, como teníamos que devolver el coche al medio día, decidimos pasarnos por Fanal Pond, un bonito bosque con diversidad de rutas de senderismo muy bien indicadas, animales en plena naturaleza, y un gran lago (aunque cuando estuvimos estaba seco ). Sin duda también un lugar que merece la pena visitar, y que a nosotros nos sirvió para irnos con un muy buen sabor de boca.

Sin duda, un viaje del que nos llevamos muchísimos y preciosos recuerdos, de cada mirador, cada playa, cada montaña y cada bosque que visitamos. Un destino que recomendamos a todos, ¡esperamos que pueda seros de utilidad nuestro pequeño resumen!

Nos vemos en el próximo destino 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *